La enuresis nocturna (I)

Hablamos de enuresis nocturna cuando se produce una emisión involuntaria y persistente de orina durante la noche, después de una edad en la que el niño ya debería haber aprendido a controlar la micción y no existen indicios de patología o enfermedad previa.

Cuando la falta de control se mantiene a partir de los cinco años en niñas y de los seis en niños se empieza a considerar un problema. Estos episodios deben de producirse al menos dos veces por semana durante un tiempo mínimo de tres meses consecutivos.

¿Qué tipos de enuresis existen?

  • Enuresis primaria: ocurre en niños que nunca han tenido un periodo de control.
  • Enuresis secundaria: se produce cuando aparece tras un periodo de continencia (que suele durar entre seis meses y un año.

¿Qué la puede originar?
En el caso de la enuresis primaria existen varias posibles causas:

  • Sueño muy profundo que impide que las contracciones de los músculos de la vejiga despierten al niño antes de iniciar la micción.
  • Capacidad funcional de vejiga disminuida.
  • Factores genéticos.
  • Cambio en el patrón de sueño (desórdenes del sueño).
  • Alteraciones de los niveles de la hormona ADH (Hormona antidiurética), encargada de que los riñones reduzcan la cantidad de orina.

En el próximo artículo hablaremos sobre la enuresis secundaria y los tratamientos para ambas.

Una reflexión sobre “La enuresis nocturna (I)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Sitio web

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.